16 de septiembre de 2012

LAS MALDADES DE AGRIPINA


Julia Vipsania Agripina (Agripina la Menor), hija de Germánico y Agripina la Mayor, fue educada por su abuela y ya en su adolescencia fue sospechosa de mantener relaciones con su hermano, Calígula, también la acusaron de hacer lo mismo con su cuñado, Lépido.

Se casó por primera vez a los 13 años con el cónsul romano Ahenobarbo, de ese matrimonio nació Lucio Domicio Enobarbo (Nerón). Se casó por segunda vez con Crispo Papierco al que parece ser que envenenó para poder casarse con su tío Claudio I, quien había asesinado a su cuarta esposa la viciosa Mesalina.

Agripina influía tanto sobre Claudio que logró que nombrase heredero al trono imperial a Nerón, dejando fuera al legítimo sucesor, Británico. Cuando Nerón tenía 16 años, Agripina envenenó a Claudio, y logro que Nerón fuera emperador.

Durante mucho tiempo, Agripina dominó los asuntos de Roma. Cuando su hijo se casó con Popea Sabina fue el final de Agripina. Popea se dio cuenta enseguida de los líos de su suegra y convenció a Nerón para asesinarla.

Intentaron envenenarla varias veces. En otra ocasión idearon derribar su habitación con ella dentro, ella descubrió el plan y escapó con vida. También su hijo la invitó a un barco con la intención de hundirlo con ella dentro, ella otra vez se libró de la muerte.

Parece ser que Nerón, desesperado, acusó a su madre de un complot y fue ejecutada.